Sábado, 2 de Septiembre de 1939

|
POLONIA: Mientras el mundo se despierta en un nuevo día, tratando de asimilar las inquietantes noticias que llegan de Europa, la Guerra continúa en todo su destructivo y mortal esplendor. En el norte de Polonia, el 4º Ejército Alemán de Kluge establece contacto con el 3º Ejército de Kuchler, procedente de Prusia Oriental. Esto deja la zona de Dantzig, Wesserplatte y Hela (es decir, la costa báltica de Polonia) totalmente aisladas; dos divisiones de infantería polacas y una brigada de caballería han quedado cercadas. Se producen fuertes combates en el bosque de Tuchola, donde dos divisiones de infantería polaca (la 9ª y la 27ª) se enfrentan al avance combinado del XIX Cuerpo Panzer y al II Cuerpo de Ejército alemanes, infligiendo fuertes bajas a los alemanes pero cediendo terreno lentamente. Al final del día, las fuerzas polacas en Pomerania continúan su retirada hacia Varsovia, aunque cada vez de manera más desordenada. Los alemanes comienzan a reforzar sus fuerzas en Prusia Oriental con vistas al ataque sobre Varsovia.

En el Báltico, Dantzig está ya bajo control alemán, tras 15 horas de escaramuzas. Sin embargo, la base polaca de Westerplatte sigue resistiendo. A lo largo del día es bombardeada tanto por artillería como por Stukas.

En el sur, las divisiones panzer ponen en práctica las nuevas doctrinas doctrinas sobre la Blitzkrieg. Las columnas de tanques cruzan el río Warta y penetran profundamente en territorio polaco, amenazando la ciudad de Cracovia. El Ejército Krakow Polaco se está desintegrando como un azucarillo en el agua, aguijoneado mortalmente por las puntas de lanza alemanas. Se producen en este sector varios ataques aéreos de la Fuerza Aérea Polaca contra las fuerzas alemanas en un intento de aliviar la presión que sufre el Ejército Krakow, pero no tienen éxito y se saldan con la pérdida de 12 bombarderos polacos.






En cuanto a la guerra aérea, continúan los ataques de la Luftwaffe contra los aeródromos polacos. La ciudad de Varsovia es bombardeada seis veces durante el día, en parte como venganza por los malos resultados de ayer. En la localidad de Kolo, el bombardeo alemán de la estación de ferrocarril ocasiona la muerte de 111 refugiados civiles. También se van haciendo notar los efectos de los ataques alemanes, sobre todo por parte de los Stukas, en las líneas de suministro polacas. Pese a los malos resultados de sus fuerzas armadas tras los dos primeros días de guerra, el Primer Ministro Polaco Slawoj-Skladowski promete ante el parlamento de su país una victoria completa sobre Alemania.

LONDRES: Durante todo el día se suceden reuniones entre el gabinete, los altos jefes militares y los líderes políticos sobre el curso de acción a seguir. La cuestión es sencilla ¿debe Inglaterra cumplir sus acuerdos militares con Polonia, u ofrecer una alternativa pacífica a Hitler? Finalmente, la mayoría del gobierno y del Parlamento se muestra a favor de una política más decisiva y agresiva, y a última hora de la tarde el gobierno Chamberlain decide presentar un ultimátum a Alemania. Por una vez, la flema británica ha dejado paso a la decisión.

Durante la mañana, la Cámara de los Comunes aprobó la Ley de Servicio Nacional, que permite al gobierno reclutar a cualquier hombre de entre 19 y 41 años, y que complementa al servicio militar obligatorio, reintroducido el pasado Abril. El temor a ataques aéreos como los que están sufriendo las ciudades polacas hace que comiencen la evacuación masiva de niños de Londres y otras grandes ciudades hacia el campo. En ese mismo sentido, comienzan a aplicarse la Precauciones contra Ataques Aéreos (Air Raids Precautions, ARP), que incluyen la orden de oscurecimiento para las ciudades para evitar facilitar las cosas a los posibles bombarderos enemigos.



PARIS: El gobierno francés permanece reunido en pleno durante todo el día, tratando de llegar a un difícil consenso sobre como actuar frente a Alemania. Después de interminables discusiones y pese a la oposición de varios ministros, el gobierno francés decide no aceptar la propuesta británica de un ultimátum a Alemania y acuerda presentar su propia nota al respecto. Lo cierto es que es una decisión bastante ilógica, dado que a nadie se le pasa que el resultado será el mismo. A última hora de la tarde, empiezan a llegar diez escuadrones de bombarderos británicos (Advanced Air Striking Force) a aeródromos franceses para estar preparados en el caso de que estalle la guerra con Alemania.


ROMA: Mussolini reitera la no beligerancia de Italia y propone una conferencia de paz, iniciativa que es rechazada por Alemania.


BERLÍN: Tras rechazar la propuesta italiana de una conferencia de paz internacional, Hitler ordena el restablecimiento de la Cruz de Hierro, una medalla creada por Federico Guillermo el Grande de Prusia a comienzos del siglo XIX y abolida en 1918. Se convertirá en una de las condecoraciones más famosas de Alemania, concedida al valor en el campo de batalla.


A lo largo del día continúan las declaraciones de neutralidad: Brasil, Chile, Suecia, Irlanda, Estonia y Turquía. Suiza hace lo propio pero también moviliza a su ejército, por si las moscas. Suecia y Noruega reciben garantías de los embajadores alemanes sobre el respeto a su neutralidad.

2 comentarios:

Cayetano dijo...

¡Qué poco le queda a Noruega para comprobar que ese "respeto de su neutralidad" por parte de las autoridades alemanas sólo será un espejismo! Bueno, pero todavía faltan muchos meses para comprobarlo. Ya nos lo contarás.

Sila dijo...

Si. Sorprendentemente, aun había paises en esos momentos capaces de creer en las promesas de Hitler

Publicar un comentario