Sábado, 14 de Octubre de 1939

|
MAR DEL NORTE: En la madrugada tiene lugar una de las hazañas marítimas germanas más famosas de todos los tiempos. A las 1:30, el submarino U-47, comandado por el capitán Gunther Prier, consigue entrar en la base británica de Scapa Flow, atravesando la tupida defensa de minas, redes y pecios hundidos, y penetra en la bahía por un estrecho de 50 pies de ancho a la altura de Kirk Sound. Una vez dentro de la más importante base naval británica, el U-47 lanza siete torpedos contra el acorazado británico Royal Oak, cuatro de los cuales hacen impacto y explotan. En apenas 13 minutos, el Royal Oak, de 29.150 toneladas, se hunde envuelto en llamas y humo, arrastrando a la muerte a 800 marineros de su tripulación de 1.200. El U-47 consigue escapar rápidamente y esquiva las patrullas de los todavía sorprendidos británicos. El hundimiento del Royal Oak supone un fuerte varapalo a la moral británica y ocasiona una lluvia de críticas a la Royal Navy y a Churchill, su responsable político. A fin de cuentas, pocas semanas antes Churchill y los oficiales británicos se jactaban de la seguridad de Scapa Flow. En Alemania, por el contrario, los mandos alemanes no pueden ocultar su satisfacción ante el resultado de una misión que la mayoría juzgaba como suicida. La conjunción de una buena labor de inteligencia, preparación y pericia han permitido el éxito del U-47.





ATLÁNTICO NORTE: Este día es especialmente intenso en la guerra naval. El submarino alemán U-45, del teniente Alexander Gelhaar, es hundido por los destructores británicos Icarus, Inglefield e Ivanhoe, pertenecientes a una escolta de convoy. No hay supervivientes de la tripulación del submarino (38 marineros). En otro punto, el acorazado de bolsillo alemán Deutschland hunde al mercante noruego Lorentz W. Hansen, que transportaba madera hacia el Reino Unido. Será su última presa en esta guerra. En otro orden de cosas, ha llegado hasta Inglaterra el submarino polaco Orzel, tras su arriesgado periplo intentando escapar de la Kriegsmarine y que lo llevó a escapar hace unas semanas del puerto de Riga.

El Orzel en un puerto seguro en Inglaterra

PARIS: En su orden del día, el general Gamelin, jefe del estado mayor francés, advierte de que un ataque masivo alemán contra Francia es posible en cualquier momento. En otro orden de cosas, a las afueras de Paris, en una estación secreta denominada “PC Bruno”, los criptólogos polacos que escaparon de Varsovia con dos máquinas Enigma empiezan a trabajar en el descifrado de los códigos alemanes.


LONDRES: El Gabinete de Guerra británico acuerda no lanzar ataques aéreos contra objetivos civiles alemanes hasta que Alemania de una justificación moral para ello; es decir, hasta que la Luftwaffe no ataque una ciudad aliada o neutral. Una vez más, el temor a las represalias aéreas nazis está patente en las decisiones del gobierno de Londres.


MOSCÚ: Termina la primera ronda de negociaciones entre diplomáticos finlandeses y soviéticos. No se ha llegado a ningún acuerdo y la URSS continúa con sus exigencias de revisar las fronteras comunes. Aun así, se informa de que aun espacio para nuevas negociaciones.

4 comentarios:

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Toda una bofetada en el ego británico lo de Scapa Flow... por otro lado el Gamelín un lince...

Bragi dijo...

Increible lo del Orzel. Para hacer una buena pelicula desde luego...

Roi dijo...

Llegará el dia en que los británicos sean mas atrevidos? no me imagino a un submarino britanico haciendo lo que hizo el alemán.


Desespera verlos! los alemanes mas activos que ellos en el mar teniendo una flota muchisimo peor.

Cayetano dijo...

El genaral francés tiene buen olfato. Se huele lo peor, aunque todavía falte algo de tiempo.

Publicar un comentario