Sábado, 21 de Octubre de 1939

|
FRENTE OCCIDENTAL: Se producen descargas de artillería en medio de un día de intensas lluvias, convirtiendo el área entre el Mosela y el Sarre en un mar de barro. Por su parte, el general Gamelin(en la foto con su estado mayor), afirma ante sus subordinados que no tiene intención de atacar a los alemanes por ahora, y que en caso de un ataque alemán, la estrategia debería ser replegarse detrás de la Línea Maginot.




MAR DEL NORTE: Aviones de la RAF derriban cuatro de quince hidroaviones alemanes He-115 (como el de la foto de abajo) que trataban de atacar un convoy cerca de Gran Bretaña. Ningún aparato ni buque británico informan de daños. Son las primeras buenas noticias para la RAF después de los desastrosos resultados de los días anteriores.




ATLÁNTICO NORTE: La Armada Francesa forma la Force de Raide, una fuerza de escolta que incluye a los destructores más modernos y rápidos del mundo. Su primera misión será escoltar un inmenso convoy en el Atlántico, tarea que la ocupará hasta el día 30 de Octubre.


BERLÍN: Continúa la planificación de Fall Gelb, el plan alemán de ataque a Francia, y altos mandos alemanes se incorporan al trabajo tras el rechazo de Hitler del primer borrador hace dos días. El General Von Runstedt, quien ha dirigido excepcionalmente el Grupo de Ejércitos Sur durante la Campaña Polaca, acuerda con su jefe de estado mayor, el General Von Manstein, adaptar las lecciones de la guerra blindada de la pasada campaña en el plan contra Francia. Ambos generales deciden que el ataque principal deberá ser contra Sedán, para provocar una ruptura del frente, y continuar con una maniobra en forma de hoz para embolsar y cercar al ejército francés.


ROMA: Autoridades italianas y alemanas firman un acuerdo permitiendo a la población germano-parlante del norte de Italia emigrar al Reich Alemán. Es otro más de los esfuerzos nazis para incrementar la población germánica de Alemania con vistas a su plan de colonización del este.


WASHINGTON: Primera reunión del Comité del Uranio, formado por el Presidente Roosevelt el pasado día 11. Al frente del proyecto están los físicos Enrico Fermi, de la Universidad de Columbia, y Leo Szilard, de la Universidad de Berkley. Este comité cuenta con un presupuesto a cargo del gobierno federal de 6.000 dólares, y su misión es investigar si es posible crear un arma basada en las reacciones nucleares.

6 comentarios:

lbo dijo...

¿Estas seguro que la decisión de atacar Francia por Sedán no fue de Hitler, quien la tomó por su cuenta y riesgo, y contra la recomendación de su Estado Mayor? Al menos otras fuentes así lo señalan.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Que fe tenían los franceses en la Línea Maginot... los alemanes aprendieron del ataque a Polonia, pero los franceses no se estudiaron la lección.

Sila dijo...

Ibo: Te estas adelantando unos días. Los tres, Hitler, Von Manstein y Von Runstedt, llegarían a la misma conclusión jejejeje

Manuel dijo...

Veo que los ingleses por fin han hecho blanco en algo enemigo...XDXDXD....van progresando!!!!

Fernando dijo...

El cerebro de lo que sería la operación final fue Von Manstein, que bregó por imponer su tesis en contra de la opinión generalizada en el Estado Mayor y que finalmente tuvo la oportunidad de exponer su plan personalmente a Hitler, quien acabó dando su aprobación. En su autobiografía Verlorene Siege lo explica con detalle el Mariscal (entonces General). Fue un proceso que se prolongó durante varios meses, por cierto, no sólo unos días ni semanas. Podría consultaros el libro para daros más detalles.

Ipod dijo...

He leído por ahí que no sólo se debió al célebre Von Manstein la cristalización del plan, sino que fue Hitler quien lo propuso y Manstein quien dió el "visto bueno", es decir, que se podía hacer. Al principio el resto del Estado Mayor no estaba muy convencido, pero los éxitos en la campaña de Polonia -especialmente de Guderian, Model y compañía- animaron al resto de generales a tomarse en serio el asunto en un principio descabellado. Aunque repito, en principio la idea era pararse en Bélgica y luego penetrar en Francia, y no penetrar por el Sedán y luego rodear Bélgica. Hitler, sargento de artillería en la WW1, sabía los problemas que darían las lluvias en el sur de Bélgica y propuso este plan, que pasaría a la historia.

Publicar un comentario