Sábado, 6 de Enero de 1940

|
FINLANDIA: La Batalla de la Carretera de Raate da un giro de 180º. Si ayer los ataques finlandeses no consiguieron derrotar a la 44ª División Soviética, hoy es diferente. Ante el temor a quedarse aislado y sin municiones, el general Vinogradov, comandante soviético, ordena a sus hombres que traten de replegarse hacia el este, a través del Lago Kianta. Los soldados soviéticos, agotados tras semanas de lento avance y lucha contra los elementos y los finlandeses, comienzan a huir desorganizadamente. Los finlandeses aprovechan para lanzar nuevos ataques que impiden la retirada y destruyen en pocas horas a la división. Miles de soldados soviéticos mueren a manos de los finlandeses o de congelación (se alcanzan los -29º) y toneladas de equipo pesado son dejadas en el camino.





Tan solo pocas semanas después del desastre de Suomussalmi, los soviéticos se enfrentan a otra nueva derrota. En el desastre de la Carretera de Raate, mueren unos 7.000 soldados rusos (es la cifra más aceptada), y otros 1.300 son capturados. La 44ª División contaba con unos 17.000 hombres. Por parte finlandesa, de los 11.000 soldados de la 9ª División, solo mueren 402. Las cantidades de material capturado son muy grandes: unos 4.500 rifles, 106 ametralladoras, 190 ametralladoras ligeras, 71 piezas de artillería, 29 cañones anticarro, 14 rifles antitanque, 37 carros blindados, 260 camiones y 1.170 caballos. La derrota soviética es completa.






En otros frentes los finlandeses consiguen también hoy logros. En el Ladoga y pese al intenso frío, el IV Cuerpo Finlandés lanza un ataque que coge desprevenidos a los rusos, consiguiendo algunos avances. En el aire, la Fuerza Aérea Finlandesa demuestra que continúa existiendo pese a las pérdidas sufridas. El teniente Jorma Sarvanto, a bordo de su anticuado Fokker D.XXI, se enfrenta a nueve aviones soviéticos del tipo DB-3F que habían bombardeado Kuopio. El intrépido piloto finlandés consigue derribar a seis aparatos soviéticos. Con todo, la aviación soviética continúa con sus ataques aéreos, bombardeando en este ocasión Viipuri.






MAR DEL NORTE: En la Bahía de Heligoland, donde se encuentran varias bases alemanas, buques de la Kriegsmarine lanzan minas contra el submarino inglés HMS Undine, quien patrullaba la zona. Pese a sufrir daños, el sumergible británico consigue escapar y abandona la zona.


BERLIN: Adolf Hitler da por concluidas sus vacaciones de Navidad y Año Nuevo, que había pasado en los Alpes desde el día 29. El Führer regresa hoy a Berlín e inicia su año laboral con una revisión médica de su médico privado, el doctor Theodor Morell.


GRAN BRETAÑA: La prensa informa de que algunos perros pertenecientes a particulares llevan en sus collares reflectores de bicicleta para evitar accidentes durante los apagones.

5 comentarios:

Cayetano dijo...

Finlandia. De nuevo el general invierno entra en combate y causa estragos. 29 grados bajo cero: un arma de destrucción masiva. El frío mata más que las balas.

Bragi dijo...

Increible lo de Jorma Sarvanto, su acción contra los aviones rusos, mucho más modernos y superiores en número, es toda una metáfora de lo que supuso la Guerra de Invierno.
1 saludo Sila!!

Sila dijo...

Gracias, Cayetano y Bragi. La verdad es que ese piloto finlandés le echó un par jejeje. Aunque también es cierto que visto lo visto y lo que pasará en 1941 la aviación soviética de esos momentos dejaba mucho que desear.

Un saludo!

Stefano dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=MSJd7T1l-s8

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Con semejante historial no me extraña que Hitler pensara que se iba a a merendar a los rusos en un par de semanas...

Publicar un comentario