Viernes, 29 de Septiembre de 1939

|
POLONIA: Tras la rendición ayer de la ciudad de Mlodin, una tensa calma es la normalidad hoy en la mayoría del territorio polaco. Solo en la región del río Bug, que los alemanes aun no controlan, se dan combates intermitentes y escaramuzas entre tropas polacas que aun no conocen la caída de Varsovia y los alemanes.


MAR DEL NORTE: Hoy es un intensísimo día en el Mar del Norte y en los cielos germanos. La jornada comienza al amanecer, cuando once bombarderos Hampden de la RAF atacan la base naval de Wilhemshaven, uno de los principales puertos militares germanos (el Gabinete de Guerra Británico había prohibido unos días antes los ataques contra suelo alemán, pero unos días más tarde autorizó este). Los aviones británicos se encontraron al llegar al cielo alemán con una tupida barrera de cañones antiaéreos y varios cazas alemanes que despegaron apresuradamente. El resultado final no pudo ser más desastroso para los ingleses: todos los aparatos fueron derribados en cuestión de minutos; un 100% de bajas, todo un récord para la RAF.



Pero al llegar el mediodía los alemanes decidieron tomarse su revancha. Tras conseguir localizar en el Mar del Norte al portaaviones británico Ark Royal, la Luftwaffe envió contra él a cinco hidroaviones cargados con bombas de 2.000 libras. A las 14:20 los aparatos germanos hicieron contacto con el Ark Royal, siendo recibidos por potentes descargas de fuego antiaéreo. Cuatro de los aparatos tuvieron que lanzar sus bombas al mar; el quinto consiguió acercarse lo suficiente al navío inglés como para lanzar su pesada bomba. El portaaviones consiguió maniobrar lo suficiente como para esquivar la bomba, pero el piloto alemán vio el humo de la chimenea y creyó que había hecho blanco. Acto seguido, los hidroaviones alemanes se retiraron a toda prisa. Terminado el ataque alemán, llegó el turno del portaaviones británico. Nueve cazas SKUA despegaron del Ark Royal y persiguieron a los cinco hidroaviones que les había atacado. Consiguieron alcanzar y derribar dos. El Ark Royal había conseguido escapar por ahora, aunque su trágico destino le aguarda en un lugar insospechado.



Pero aun hay más. Tras su desastrosa incursión contra el puerto de Wilhemshaven durante la mañana, después del mediodía la RAF lanzó otros diez bombarderos Hampden contra la bahía de Heligoland, donde estaban fondeados dos destructores. Lo que se suponía que iba a ser una misión fácil que sirviera de venganza por lo sucedido por la mañana, se convirtió en un nuevo descalabro cuando diez cazas Bf-109 interceptaron a los británicos antes de que llegaran a la bahía. Cinco bombarderos ingleses fueron destruidos a costa de solo dos cazas alemanes. Así acababa una jornada en la que ni ingleses ni alemanes brillaron precisamente, pero en la que sin duda fueron los ingleses los que se llevaron “la palma”.


MOSCÚ: Continúa la visita de Ribentropp a la capital soviética, y se da a conocer a la prensa oficialmente los acuerdos firmados ayer.


LONDRES: El gobierno ordena poner en marcha un censo nacional para obtener información con vistas al racionamiento y al reclutamiento.

3 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Que horror, monsieur, un 100% de bajas es excesivo para cualquiera. Aparte de la perdida irreparable en vidas humanas, la desmoralizacion tuvo que ser total.

Que disfrute usted de estos dias lejos del blog, monsieur. Aqui le aguardaremos.

Bisous

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Vamos que la RAF se cubrió de gloria en esos días... claro que luego se darían sobrada revancha...

Luis dijo...

Creo que lo que mencionas del Ark Royal ocurrió unos días antes, y de hecho ya lo habías señalado antes.

Publicar un comentario