Martes, 7 de Noviembre de 1939

|
BERLIN: Nueva reunión de Hitler con el OKW tras la “agitada” sesión del Domingo. Para sorpresa de los generales alemanes, el Führer anuncia que ha cambiado de parecer respecto al inicio de Fall Gelb, el ataque contra Francia, y ha optado por retrasarlo indefinidamente. La excusa que el líder germano da es el mal tiempo (en efecto, esos días la Europa Central sufre un temporal de viento y nieve). La realidad es distinta. Hitler se ha dado cuenta que la oposición a su plan es general en el OKW y teme que el generalato haga frustrar sus planes. Político astuto, Hitler se huele lo que ocurrió en Zossen dos días antes y prefiere no arriesgarse. Además, el retraso permitirá revisar el plan e introducir nuevas directrices más acordes a los gustos del Führer. Por primera vez en semanas los generales alemanes suspiran aliviados. Fall Gelb será retrasado de nuevo nada menos que en catorce ocasiones hasta que el 16 de Enero de 1940 se aprobó su fecha y forma definitiva.


HOLANDA: Tras presenciar unas maniobras del ejército holandés, la reina Guillermina de Holanda y el rey Leopoldo III de Bélgica hacen una oferta de mediación a los beligerantes con el fin de buscar una negociación al conflicto. Ambos países están en el punto de mira de Hitler, pero eso parece no importar a sus respectivos gobiernos.


LONDRES: Continúan los movimientos de espionaje, movimientos que cada vez se van haciendo más complejos. Paul Thümmel, es en teoría un agente del Abwehr alemán nacido en los Sudetes, en la región checoslovaca de mayoría alemana. Pero aparte de trabajar para el Abwehr, Thümmel es A-54, un agente doble al servicio de la inteligencia checoslovaca, dirigido por el exmilitar y líder de la resistencia checa Josef Balaban. Hoy, Thummel ha entregado al Gobierno Checoslovaco en el Exilio un informe detallando los planes alemanes para el ataque al Oeste. Los checos de inmediato informaron a los británicos del valiosísimo hallazgo de A-54. Pero aun hay más. Aunque Thümmel no lo sabía, el Abwehr conocía que era un agente doble al servicio de Checoslovaquia, pero los oficiales antinazis de la inteligencia alemana permitieron que Thümmel siguiera operando como manera de contribuir a frustrar los planes bélicos de Hitler.

Paul Thummel, el agente checo A-54


POLONIA: Hans Frank, Gobernador General de Polonia, decreta la creación de guetos en las principales ciudades, barrios cerrados donde la población judía tendrá que concentrarse obligatoriamente.

5 comentarios:

Roi dijo...

Vamos que Paul Thümmel casi ni sabia para quien realmente estaba sirviendo, ajjaaj


Lo de polonia empieza a oler muy mal...


un saludo

La Dame Masquée dijo...

Uy, Polonia. Asi que es cuando comienza a formarse, entre otros, el famoso gueto de Varsovia, que les daría algun que otro quebradero de cabeza.

La reina Guillermina no se si sabia bien en que jardin se estaba metiendo.

Feliz fin de semana, monsieur

Bisous

Cayetano dijo...

Lo de los polacos parece una pesadilla que no tiene fin. Ahora empieza el asunto de los guetos. Pinta mal la cosa.
Saludos.

Manuel dijo...

Hitler quería Holanda y Bélgica. Y ambos reyes casi que se las ofrecieron.

Buitre cuidando carne....

Saludos

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Desconocía totalmente la oposición interna de la inteligencia germana al régimen nazi...

Publicar un comentario