Domingo, 10 de Diciembre de 1939

|

FINLANDIA: Durante la madrugada del 9 al 10, la 12ª División Finlandesa, comandada por Lauri Tainen, lanza una exitosa contraofensiva contra el 8º Ejército Soviético en el área del norte del Lago Ladoga, concretamente cerca del río Kollaa. Pese a que los rusos cuadriplican en número a los finlandeses y tienen una ventaja mucho mayor en cuanto a artillería, la 12ª División consigue frenar a las divisiones soviéticas 56ª, 75ª, 128ª y 164ª, poniendo al general Ivan Khabarov en una situación muy comprometida cuando tenga que explicar a Moscú las razones de su derrota. La clave del éxito finlandés ha sido en esta ocasión el uso masivo de infantería con esquís. Operando en pequeños pero muy bien organizados grupos, los esquiadores finlandeses consiguen lanzar ataques sorpresas, sembrar el caos entre las líneas rusas y retirarse rápidamente, sin que la artillería soviética tenga tiempo a responder. Más aún, cuando los carros rusos salen en persecución de un grupo de esquiadores, otro cae sobre la desprotegida infantería rusa. El resultado de estas tácticas, que los finlandeses van perfeccionando muy rápidamente, es desastroso para los soviéticos. Docenas de soldados mueren en estos pequeños ataques, mientras el grueso de las fuerzas rusas son incapaces de maniobrar en el gélido paraje finlandés. Y a las bajas provocadas por finlandeses hay que sumar las muertes y enfermedades que el frio extremo está generando.



La batalla por el control del río Kollaa empantanará a los rusos durante varias semanas más, y en ella participarán héroes finlandeses como Aarne Juutilainen, antiguo oficial de la Legión Francesa que sería conocido como “El terror de Marruecos”, o el francotirador Simo Häyhä. El caso de Aarne Juutilainen merece unas líneas si hablamos de la batalla de Kollaa. Veterano en la lucha contra los rebeldes marroquíes del Atlas, Juutilainen es en estos momentos capitán del 34º Regimiento Finlandés. Durante la batalla, el general Hägglund, comandante del IV Cuerpo Finlandés que debía proteger el área del Lago Ladoga preguntó la Juutilainen “¿Aguantará Kollaa?”. El “Terror de Marruecos” respondió “Kollaa aguantará, excepto si las órdenes son correr”. La gracia del asunto es que días antes Juutilainen recibió la orden de replegarse, y el se negó a cumplirlas. Son soldados como este a los que los rusos deben hacer frente…



Mientras, en el Golfo de Botnia, el submarino soviético S-1 torpedea y hunde al carguero alemán Bolheim. El gobierno soviético pide disculpas por la acción y afirma que ha sido un error, pero a muchos resulta sospechoso que el incidente haya tenido lugar cuando apenas han pasado 24 horas desde que se desvelara que Alemania estaba enviando material militar a Finlandia (lo cual no es exacto: en esos momentos Alemania está permitiendo el paso de material italiano a través de su territorio).


WASHINGTON: El gobierno de Estados Unidos concede a Finlandia una línea de crédito por valor de 10 millones de dólares para la compra de suministros agrícolas. La medida es aprobada por políticos y ciudadanos porque Finlandia ha sido el único país europeo que pagó las deudas contraídas con EE.UU. tras la Primera Guerra Mundial.


CANADA: Desde el puerto de Halifax, parte el primer contingente de soldados canadienses hacia Inglaterra para luchar en los campos de batalla del viejo mundo. Cinco barcos de pasajeros transportan a los militares canadienses, escoltados por los destructores de la RCN Ottawa, Restigouche, Fraser y Saint Laurent.

2 comentarios:

Cayetano dijo...

No conocía el uso de los esquís como "arma de destrucción masiva" contra los rusos. Un puntazo estratégico en esta guerra tan desigual... y tan sorprendente en sus detalles.
Un saludo.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Ignoraba de la implicación canadiense tan temprana en la guerra... en cuanto al “El terror de Marruecos” ... todo un carácter...

Publicar un comentario