Sábado, 9 de Diciembre de 1939

|
FINLANDIA: En el sector de Suomussalmi, las divisiones soviéticas 44ª y 163ª (ver el mapa del día 7) reanudan su ataque en dirección oeste. El objetivo de ambas divisiones, asignadas al 9º Ejército Soviético, es avanzar en dirección oeste, con el fin de cortar Finlandia en dos. Pero poco dura el avance ruso. Tres regimientos finlandeses, comandados por el coronel Hjalmar Siilasvuo lanzan una serie de rápidos contraataques que los soviéticos son incapaces de controlar. Mientras que los soviéticos ven limitados sus movimientos por las deficientes carreteras que pasan por Suomussalmi, los finlandeses, buenos conocedores del terreno y especialistas en la guerra en condiciones extremas, cuentan con una total movilidad. El resultado es el caos en las líneas rusas y el final del avance de las dos divisiones soviéticas, que se detienen en espera de refuerzos.


Tras diez días de campaña, la invasión de Finlandia no está resultando como los rusos habían esperado. Sus avances son muy limitados y de hecho ahora están empatanados en la mayoría de los frentes. En Carelia, la Línea Mannerheim ha frenado al 7º Ejército Soviético. En el centro del país, las vanguardias soviéticas han sido detenidas en seco en Suomussalmi. Solo en el área del norte del Lago Ladoga el 8º Ejército prosigue su lento avance, aunque por poco tiempo. Por contra, los finlandeses no solo han evitado la destrucción de su pequeño pero bien organizado ejército, sino que se disponen, a partir de mañana, a lanzar potentes contraataques contra el Ejército Rojo.


MOSCÚ: La agencia de noticias oficial soviética TASS, informa que aviones de combate alemanes han sido enviados a Finlandia, contraviniendo los acuerdos firmados entre la URSS y el Tercer Reich. En realidad, los aviones son italianos, pero han sido transportado a través de Alemania hasta Finlandia utilizando medios germanos. En cualquier caso, la publicación de la noticia genera el primer incidente entre la hasta ahora firme alianza germano-soviética.


FRENTE OCCIDENTAL: Después de que hayan pasado 97 días desde que Reino Unido declaró la guerra a Alemania, hoy se produce la primera baja en combate del Ejército Británico. Se trata del cabo Thomas Priday, perteneciente al Regimiento de Infantería Ligera del Rey de Shropshire. Priday lideraba una arriesgada patrulla de reconocimiento, cuando entró en combate con un grupo de soldados alemanes. Varios disparos acabaron con su vida. Precisamente, hoy el rey Jorge VI acaba su visita oficial a Francia en la que ha visitado a las tropas anglo-francesas.

3 comentarios:

Cayetano dijo...

Lo dicho: Finlandia no va a ser un paseo; más bien un duro hueso que roer.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Finlandia solo caerá por la marea de hombres y más hombres que enviarán los rusos... el camarada Stalin ya era conocido por el poco cariño que tenía a la vida de sus conciudadanos...

odri dijo...

Thomas Priday creo que murio por una mina no por disparos.
Digo creo.

Publicar un comentario