Miercoles. 13 de Diciembre de 1939

|
ATLÁNTICO SUR: Amanece en las cálidas aguas que rodean Sudamérica. El verano del hemisferio sur está comenzando. El acorazado de bolsillo alemán Admiral Graf Spee, comandado por el capitán Hans Langsdorff, navega a toda máquina surcando el océano. Lleva en el mar desde el pasado 21 de Agosto, y ha conseguido hundir una serie de mercantes aliados en e Atlántico Sur, poniendo en serios apuros al tráfico naval británico en esa zona. Varias millas más al sur le esperan tres cruceros aliados. Su misión: hundir al Graf Spee. El grupo naval aliado, denominado Fuerza G, está dirigido por el Comodoro Henry Harwood, de la Royal Navy, y cuenta como unidad principal al crucero pesado de la clase York HMS Exeter, de 8.400 toneladas. Escoltando al Exeter están los cruceros ligeros de la clase Leander HMS Ajax y HMNZS Achilles, este último de nacionalidad neozelandesa. La Fuerza G, con base en las Malvinas, es uno de los nueve grupos que la Royal Navy ha desplegado por el Atlántico para encontrar y destruir al Graf Spee. La suerte les sonríe: la última víctima del corsario germano, el mercante Doric Star, consiguió enviar un mensaje indicando sus coordenadas antes de ser capturado y hundido. El Comodoro Harwood se hizo a la mar con sus barcos y planificó una emboscada por donde suponía que pasaría el buque nazi. Acertó de pleno. A las 06:16 el Graf Spee establecía contacto con los buques aliados. La Batalla del Mar de la Plata ha comenzado.

Mapa de la Batalla (pinchar sobre el mapa para agrandar)



El acorazado de la Kriegsmarine es el primero en disparar, exactamente a las 06:18. Aunque ha sido sorprendido, el Capitán Langsdorff no se va a rendir fácilmente. Para ello cuenta con sus seis imponentes cañones de 280 mm., además de otros ocho de 150 y seis de 105, una concentración de fuego extraordinaria para un buque de tan solo 186 metros. El Exeter responde al fuego con sus propios cañones de 203 mm. a las 06:20; un minuto más tarde el Ajax abre fuego a su vez, seguido por el Achilles por despues.

Fotografia de uno de los cañones de 150 mm. del Graf Spee



La buena disposición de los buques aliados juega a su favor. El Graf Spee recibe continuos impactos de artillería, aunque también consigue devolver el fuego. El Exeter recibe varios impactos directos que provocan importantes daños. A las 06:38, tras veinte minutos de furiosos combates, el balance es a primera vista favorable al navío alemán: el Exeter está gravemente dañado y casi fuera de servicio. El Ajax y el Achilles también tienen daños de consideración, aunque conservan la mayor parte de su potencia de fuego y capacidad de maniobra. Sin embargo, uno de los proyectiles del Exeter ha penetrado el blindaje del Graf Spee y ha destruido parte de la maquinaria interna del acorazado nazi. Langsdorff se da cuenta ahora que solo tiene combustible para dieciséis horas. Decide poner rumbo hacia el puerto neutral más cercano, Montevideo, en Uruguay, abriéndose paso a cañonazos.

Comienza entonces una larga y tensa carrera: el Graf Spee por llegar a Montevideo y los cruceros Ajax y Achilles por alcanzarlo. Se suceden las escaramuzas, las maniobras de evasión y las cortinas de humo. Mientras, Langsdorff pide órdenes a Berlín. El Alto Mando de la Kriegsmarine le ordena a Langsdorff que no atraque en Montevideo, ya que el buque quedaría aislado y podría caer en manos inglesas. Pero el capitán alemán sopesa sus posibilades: el combustible se le agota, ha agotado dos tercios de su munición y teme que más unidades de la Royal Navy se dirijan hacia allí. Langsdorff desobdece a Berlin y entra en Montevideo a las 00:14 del 14 de Diciembre. El Graf Spee ha concluido su periplo por los mares del sur. Comienza ahora otra batalla, no militar sino diplomática, entre diplomáticos ingleses, alemanes y uruguayos por el futuro del Graf Spee.




El balance de la que es considerada por muchos la primera batalla naval digna de tal nombre de la Segunda Guerra Mundial favorece sobre el papel a los alemanes. El Graf Spee tiene daños de cierta importancia y ha sufrido 36 muertos y 60 heridos. Los aliados han sufrido 72 muertos y 28 heridos: el Exeter está dañado muy gravemente (tardará 13 meses en ser reparado) y el Ajax y el Achilles están también averiados. Pero pese a los números, a victoria es indiscutiblemente aliada. El Graf Spee, la pesadilla de la Royal Navy, ha sido inmovilizado y muy difícilmente podría salir de Montevideo. Winston Churchill ha cumplido su promesa de neutralizar al acorazado de bolsillo alemán. En estos días de la Falsa Guerra, la Batalla del Río de la Plata es un éxito propagandístico de enorme relevancia para los británicos. Habrá que esperar un poco para conocer el destino final del Graf Spee…


MAR DEL NORTE: La batalla contra el Graf Spee no es el único éxito de la Royal Navy hoy. Aunque bastante deslucido por el éxito inglés en aguas sudamericanas, el submarino HMS Salmon consigue su particular victoria al torpedear los cruceros alemanes Nuremberg y Leipzig. Ambos cruceros nazis quedarán gravemente dañados y tardarán bastantes meses en regresar al servicio.


FINLANDIA: Se suceden nuevos ataques finlandeses contra el 8º Ejército Sovietico al norte del Lago Ladoga, obligando al Ejército Rojo a abandonar ciertas posiciones. En la Línea Mannerheim, el 7º Ejército Soviético lanza varios ataques a lo largo del día que se saldan con auténticas carnicerías por parte rusa.


LONDRES: Por primera vez desde 1918, la Cámara de los Comunes celebra una sesión secreta a puerta cerrada. El motivo de la reunión son los problemas de abastecimiento que las minas navales alemanas están generando.

4 comentarios:

Sila dijo...

Bueno, pues aqui teneis la primera batalla naval de la Guerra. Espero que os guste jejeje

Espero que entre el jueves y el viernes pueda recuperar los dias que se me han ido acumulando y volver a llevar el blog al dia del calendario. Al menos eso espero. Parece que los problemas tecnicos se suceden: ahora no me funciona la tecla de acentuacion del ordenador que suelo utilizar para el blog.

En fin, espero que a mi me vaya mejor con el blog que al Graf Spee, jejeje

Un saludo a todos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

El juego del gato y el ratón termina con el ratón metido en la ratonera... en cierto modo es una pena el final que tuvo el Graf Spee...

Cayetano dijo...

Vemos como la guerra se va mundializando poco a poco con la aparición de nuevos escenarios: ahora es el Atlántico y una batalla naval de cierta relevancia. El acorazado alemán parece neutralizado.

Bragi dijo...

La cosa se pone interesante. Parece que faltó muy poco para que el Graf Spee se les atragantase a los británicos visto los daños sufridos en sus buques.
1 saludo!!

Publicar un comentario