Martes, 7 de Mayo de 1940

|
LONDRES: Todas las miradas están puestas hoy en la Cámara de los Comunes, donde comienza el que será conocido como “el Debate de Noruega”. Aunque ninguno de los presentes tiene manera de saberlo, hoy será el día en el que el curso de la guerra cambie radicalmente… Durante las últimas semanas, las críticas han arreciado contra Chamberlain por su desastrosa gestión de la Campaña Noruega, y hoy debe presentar explicaciones ante el Parlamento. Como es normal, el Primer Ministro inicia el debate con una justificación de sus decisiones, especialmente las referentes a la evacuación de Andalsnes y Namsos. Durante toda su intervención, el Premier es interrumpido constantemente por parlamentarios de todos los partidos; el malestar general está explotando en el acalorado debate.



A las 16:45 Chamberlain termina su discurso, y toma la palabra el líder laborista Clement Attlee. Attlee, pronuncia un discurso moderado aunque no exento de críticas al Primer Ministro. El siguiente en hablar es el diputado conservador sir Roger Keyes, quien además es Almirante de la Royal Navy. Vestido de uniforme, Keyes realiza uno de los discursos más devastadores pronunciados contra un gobierno en Gran Bretaña. Ataca sin piedad las decisiones tomadas, acusa al gobierno de haber subestimado primero a los alemanes y luego, una vez comprobada su fuerza, no haber hecho nada para contrarrestarlos. La alocución de Keyes resulta ser una herida mortal para Chamberlain. La sesión concluye con otro conservador, Leo Amery, que pide la dimisión del Primer Ministro y la formación de un gobierno de unidad nacional. Mañana concluirá el que ya se conoce como uno de los debates más intensos de la historia parlamentaria británica.


NORUEGA: Apenas hay combates en Narvik.


BERLÍN: El Servicio Meteorológico de la Luftwaffe vuelve a informar que el tiempo será malo en los próximos días, de manera que el cada vez más ansioso Hitler vuelve a posponer 24 horas el inicio de Fall Gelb. Y mientras la Wehrmacht espera, se conoce en Berlín una inquietante noticia. Dos telegramas enviados desde El Vaticano a la embajada belga en Roma son interceptados por el espionaje alemán. En los telegramas, se informa a los belgas que Alemania tiene pensado invadirlos en pocos días, según las informaciones de un ciudadano anónimo alemán. Hay filtraciones en lo más alto de la Wehrmacht y los nazis están preocupados. En realidad, el “topo” de El Vaticano es el doctor Müller, un oficial del Abwehr que pasa información a El Vaticano siguiendo las órdenes del coronel Hans Oster.


HOLANDA: También los holandeses tienen informaciones procedentes de Oster sobre la inminencia del ataque. A partir de las 17:00 las fuerzas armadas son puestas en estado de alerta y todos los permisos cancelados.


FRANCIA: Y mientras Alemania, Bélgica y Holanda se preparan para lo que está por venir, Francia lo hace, pero a su manera… El general Gamelin, Comandante en Jefe del Ejército Francés autoriza que se vuelvan a conceder permisos a las tropas del Frente Occidental, ya que considera que los rumores de una inminente ofensiva son un engaño del enemigo…

1 comentarios:

Francisco dijo...

El general Gamelin, Comandante en Jefe del Ejército Francés autoriza que se vuelvan a conceder permisos a las tropas del Frente Occidental, ya que considera que los rumores de una inminente ofensiva son un engaño del enemigo…

Qué incrédulos... después de ver cómo se han cepillado la defensa noruega.

Publicar un comentario