Jueves, 18 de Abril de 1940

|
NORUEGA: Tras varios días de desembarcos, los aliados inician la llamada Operación Hammer (martillo), un intento de recuperar la iniciativa en Noruega mediante una serie de movimientos cuyo primer objetivo es Trondheim. El ataque aliado tendrá dos ejes principales: en el sur, en Andalsnes, la Sickleforce, mandada por el general Bernard Pager y formada por las brigadas 15ª y 148ª de Infantería Británica. Más al norte, la Mauriceforce, formada por las tropas desembarcadas en Namsos y dirigidas por el general Deviant. Precisamente, la Mauriceforce, que hasta ahora contaba únicamente con la 146ª Brigada Británica, recibe hoy refuerzos: la 5ª semi-Brigada de Cazadores Alpinos Franceses del general Béthouart. Son los primeros franceses en combatir fuera de su país en esta guerra. Originalmente, una tercera fuerza, denominada Hammerforce, debería haber desembarcado en la propia Trondheim, pero las bien asentadas posiciones de la Werhmacht obligaron a abortar ese ataque. La Luftwaffe, que no para de atacar a los aliados en Namsos, consigue dañar al crucero francés Emile Bertin durante el desembarco de las tropas galas.


Chistes malos sobre la foto aparte, el poderío de la Luftwaffe fue total durante la campaña noruega


Precisamente, los ataques aéreos alemanes serán el principal problema con el que se encuentre la Mauriceforce, además de numerosos problemas logísticos ocasionados por las tortuosas costas noruegas y los todavía demasiados comunes problemas de coordinación entre los militares británicos. El resultado será la escasez de municiones y la peligrosa falta de equipamiento como esquís, esenciales en un país como Noruega. Con todo, los soldados aliados inician el avance hacia el sur, en concreto hacia la estratégica posición de Steinkjer. En Andalsnes, aunque la Sickleforce consigue desembarcar sin muchos problemas, los hombres llegan con cuentagotas, lo que retrasa el avance. Su objetivo primario es el nudo ferroviario de Dombas, donde, por cierto, la compañía de paracaidistas alemanes lanzados el pasado día 14 siguen combatiendo, rodeados por tropas noruegas muy superiores en número. Y frente a estos avances aliados, los alemanes se preparan para la defensa. Reforzados por vía aérea, las tropas alemanas en Trondheim pasan de 1.800 el día 15 a 3.500 hoy; mañana serán 5.000. Y todo ello sin contar que desde Oslo, las divisiones 163ª y 196ª de Infantería Alemana avanzan lentamente hacia la zona, eliminando los focos de resistencia noruegos cada vez menos activos. En el plano político, hay que reseñar que hoy, el Gobierno Noruego declara oficialmente la guerra a Alemania, orden que es de inmediato sancionada por el rey Haakon VII. Evidentemente, es solo una mera formalidad diplomática.





BERLÍN: Pero el futuro político de Noruega se está decidiendo hoy en Berlín. El Führer, ordena reprimir con dureza la resistencia y para ello encarga el gobierno militar de Noruega al general Von Falkenhorst y el civil a Joseph Terboven, actual Gauleiter (gobernador nazi) de Essen. Si bien Falkenhorst se comportará de manera correcta e incluso generosa con los noruegos, no ocurrirá lo mismo con Terboven, auténtico brazo ejecutor de la represión nazi en Noruega.


De izquierda a derecha: Quisling, Himmler, Terboven y Falkenhorst. Los máximos dirigentes de la Noruega Ocupada con el líder de las SS



MAR DEL NORTE: El submarino británico HMS Sterlet es destruido por buques escolta alemanes mientras regresaba a Inglaterra después de una misión de patrulla en las aguas entre Oslo y Dinamarca. En cuanto a la guerra mercante, continúa la falta de actividad.


PARIS: Sesión a puerta cerrada del Senado durante la cual, el Primer Ministro Reynaud expone a los senadores las últimas noticias sobre el desarrollo de la guerra en Noruega.


LONDRES: Sesión de la Cámara de los Comunes en la que Chamberlain explica el inicio de la contraofensiva aliada. Sin embargo, también comienzan a escucharse las primeras voces de crítica en el Parlamento acusando al Premier de no haber sido capaz de anticiparse al movimiento alemán…

3 comentarios:

Cayetano dijo...

"Si bien Falkenhorst se comportará de manera correcta e incluso generosa con los noruegos, no ocurrirá lo mismo con Terboven."
La cara es el espejo del alma. No tenía el gusto de conocer a estos señores, pero cuando he visto la foto he adivinado quién es cada uno. Terboven, pequeño y de mirada dura con sus gafitas, tiene pinta de sádico de las SS como su acompañante Himmler.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

Alemania ha llegado a Noruega para quedarse... y la contraofensiva demuestra las lagunas que aún tienen los aliados a estas alturas de la guerra.

Francisco dijo...

Como bien dices, Cayetano, parece que casi todos los peores elementos de la alemania nazi parecen de constitución débil. Quizás el nazismo les dió la oportunidad de sentirse superiores.

Publicar un comentario